Vacunación, filas, tropiezos
Por Alberto Chanona Publicado en Crónica, Historias en 12 marzo, 2021 0 Comentarios 13 min lectura
Crónica de nuestras codiciadas vacunas Anterior Los Negritos Siguiente

Una de las más antiguas inercias del mundo consiste en hacer fila. Para ingresar a la escuela, para salir de ella, para acudir al médico, para pagar, para que nos paguen… En México, hay incluso un cierto sentido del orgullo entre quienes, responsablemente, acampan la noche anterior. Y también, un cierto dejo de desprecio para el tonto al que se le ocurre llegar puntual a la hora que lo citaron.

Todo sentido de planeación, bases de datos y hasta la más elemental aritmética (ejemplo: si a cada trabajador de salud le toma 5 minutos aplicar y registrar una vacuna, y hay 20 trabajadores en un punto de vacunación, ¿cuántas vacunas pueden aplicar y registrar en 60 minutos?), todo se estrella contra el viejo hábito de hacer filas. Corrijo: de obligarnos a hacer filas. Como si nadie pudiera sencillamente pedir una cita por teléfono. O registrarse en una plataforma electrónica. O incluso acudir físicamente a pedir una ficha y que ésta diga, con razonable aproximación (no nos vamos a poner quisquillosos), el día y hora a la que nos toca recibir lo que sea que necesitemos.

¿Para qué? Si es más sencillo hacer fila.

Por cierto, llegue bien desayunado e hidratado, y no olvide la sombrilla, porque luego el sol ya ve cómo es aquí de impredecible.

Dice «…y evitar muchas horas de espera, sobre todo en zonas de calor».

Tropiezos locales

El lunes 8 de marzo, a las 2 pm, inició en Tuxtla la campaña de vacunación a adultos mayores, contra Covid-19.

Según información obtenida por este medio a través de la oficina de Comunicación Social de la Secretaría de Salud estatal, desde el lunes 8 hasta el miércoles 10 fueron aplicadas 29,250 primeras dosis del biológico de Pfizer, en la capital de Chiapas. Otras 27,760 vacunas, de Sinovac, fueron destinadas a Tapachula.

Vacunación en Chiapas. Cortesía Ssa estatal.

Desde el anuncio intempestivo el mismo día que iniciaba la vacunación –en radio y tv públicas, y en las redes sociales del gobierno estatal–, la estrategia de comunicación y el proceso mismo fueron erráticos. El resultado fue que no sólo cundieron los rumores en Whatsapp y redes sociales, sino que en Tuxtla Gutiérrez la misma aplicación de las dosis ocurrió en medio de aglomeraciones o con indicaciones confusas. El martes, por ejemplo, habilitaron diez puntos de vacunación. Pero al día siguiente ya eran sólo dos. Y como era de esperar, no todos se enteraron.

De hecho, los boletines de prensa en el sitio web de la Secretaría de Salud estatal apenas mencionan el inicio y el final de lo que llamaron «primera etapa» de vacunación. Pero casi nada de los cambios improvisados sobre la marcha, sin antelación. Por su parte, la página de Facebook de la SSA de Chiapas, parece, en cambio, ser actualizada más seguido. El problema es que no todas las personas la siguen o tienen redes sociales; o bien depende del algoritmo que la información se muestre a tiempo –o no– en la timeline de los usuarios.

Imagen de la Secretaría de Salud, compartida en su página de Facebook, para informar a la población de los puntos de vacunación en la capital de Chiapas. Intentar leer esta imagen en una pantalla de teléfono, sin descargarla y ampliarla, puede ser complicado para muchas personas mayores (por no hablar de localizar el dato que necesitan). Las aplicaciones de redes sociales suelen restringir la resolución de las imágenes. El resultado es que textos en letra muy pequeña tienden a perderse.

El resultado fue la desorganización. Y el alud de quejas por las esperas largas o la falta de direcciones de los centros de vacunación en los mapas publicados. O también porque, habiendo obtenido ficha y esperado muchas horas –incluso bajo el sol–, le pidieran al final a los adultos mayores volver al día siguiente, ante la insuficiencia de dosis. Lo retrata bien, por ejemplo, una nota del portal Chiapas Paralelo. O el sitio web de Alerta Chiapas, que reportó también la retención temporal del personal de salud el miércoles y 300 dosis desperdiciadas a causa de ese conflicto.

«Lunes y martes se entregaron fichas. El miércoles hubo una sobredemanda. Como escucharon que era el último día, se fue toda la población a los dos únicos puntos de vacunación que se dejaron abiertos. Mucha gente no tenía ficha y se quedó», explica al respecto el jefe de Comunicación Social de la Secretaría de Salud de Chiapas, Rolando Iván Domínguez Ruiz.

Este viernes 12, refiere el funcionario, se reinicia la vacunación en los mismos diez puntos. Y asegura que esta vez será distinto:

«En esta ocasión, si se les entrega ficha, tendrán garantizada la dosis. Vamos a fortalecer la comunicación, para que desde que lleguen al punto sepan si alcanzarán o no la ficha. De lo contrario, se le dará la información que corresponda para que puedan acceder a la vacuna, ya sea al siguiente día o en la siguiente entrega de vacunas. Es importante decir que no tenemos restricción para ningún ciudadano. Es gratuito para todas las personas. La copia de credencial del INE o de la CURP es un requisito para hacer el registro nada más».

¿Y la plataforma?

Otra parte de las quejas fue que desde que se anunció la plataforma web de prerregistro (https://mivacuna.salud.gob.mx/index.php), se les dijo a las personas que les avisarían por teléfono, a tiempo, el día y lugar donde les aplicarían el biológico. Pero eso no ocurrió. Nadie llamó en Chiapas. Las personas se enteraron sólo hasta que la vacunación había empezado.

Quejas de usuarios de Facebook sobre el proceso de vacunación en Tuxtla.

De hecho, en ese sentido, no parece haber suficiente coordinación entre la Secretaría de Bienestar federal y las autoridades estatales de salud.

«El folio [de la plataforma] –dice Domínguez Ruiz– no es requisito. Tengan o no folio, se les vacunará por igual. Realmente, el tema del registro, de la base, de la logística, lo llevó la Secretaría de Bienestar [federal]. Nosotros únicamente nos encargamos de la aplicación de la vacuna».

―¿Entonces para qué se pidió el registro en la plataforma?

―Pues de alguna manera para tener una estimación de cuántos adultos se iban a vacunar. Pero aquí, realmente, mucha gente no tiene internet, hay un tema conocido de accesibilidad.

―¿Por qué esperaron a informar hasta el mismo día en que empezaría la vacunación?

―Porque no podemos especular. Yo puedo decir que llegan el miércoles, pero la estrategia federal ha tenido cambios de fechas o volumen de vacunas. Por eso nosotros informamos y confirmamos hasta que tenemos las vacunas en Chiapas. Es la única manera de no especular. Son adultos mayores. No podemos movilizarlos desde dos días antes, porque se van ir a formar.

Y sin embargo, eso, mover a los ancianos, tenerlos horas en espera, no siempre bajo la sombra, es exactamente lo que ha sucedido esta semana.

Para evitar las aglomeraciones y que las personas deban llegar antes de la hora de inicio, afirma el funcionario de la Secretaría de Salud, «hicimos un ajuste de coordinación con todas las áreas, para hacer más estricto que sólo se otorgue el número de fichas acorde con el número de vacunas que se destinen a cada módulo. Si se destinan 2 mil vacunas para un punto, se entregan sólo 2 mil fichas».

«Pero es importante que se comprenda –añade– que la vacuna va a continuar llegando. Se está tratando de cubrir a la población que ahorita tenga interés [en vacunarse]. Las vacunas van a estar llegando de manera permanente, hasta que cubramos todo el estado».

Ayer jueves 11 de marzo, a las 2 pm, la Secretaría de Salud estatal publicó un nuevo comunicado en su página de Facebook. Anunció que llegaron otras 22,425 dosis para Tuxtla Gutiérrez. Y empezarán a aplicarlas hoy, viernes 12 de marzo, a partir de las 8 am, en los mismos diez puntos de vacunación anteriores.

Invitan a la población de adultos mayores a que lleguen, de preferencia acompañados, al punto más cercano a su domicilio. Deben llevar copia de CURP o de la credencial del INE.

Imagen de llegada de las vacunas, publicada ayer por la Secretaría de Salud estatal.

Más tropiezos

Chiapas no es el único lugar ni de México ni del mundo donde la vacunación contra el Covid-19 ha sufrido contratiempos y deslices. Ayer, por ejemplo, tres países europeos suspendieron la aplicación de la vacuna de AstraZeneca por algunos casos de trombosis. Pero no se sabe, a ciencia cierta, si fueron consecuencia de la vacuna de ese laboratorio.

«Por el momento –dice una de las fuentes de la nota del País– sólo hay una relación temporal, pero no causal. Es decir, los trombos se produjeron tras la administración de la vacuna, pero no como consecuencia de esta, que se sepa».

Y en México, el lunes, una nota de Proceso reportó cuatro estados con vacunas de Sinovac que no habían llegado a la temperatura adecuada. Las autoridades de Nuevo León dijeron que devolverían 4,680 dosis por esa razón.

Respecto de esa última información, en el lenguaje de clicbait («vacunas echadas a perder», «venían en hieleras»…) con que fue multicitado el Secretario de Salud neoleonés cabrían, sin embargo, algunas precisiones. Por ejemplo, la de la Dra. Montserrat Méndez, coordinadora general de Médicos del Mundo Suiza en México, en entrevista para textosur.

La Dra. Méndez explica que la mayoría de las vacunas que se aplican normalmente en México, las del esquema para menores de cinco años, deben almacenarse entre 2 y 8 grados Celsius, como es el caso de la de Sinovac.

―La cadena de frío es algo delicado –dice–. Aún hay muchas cosas que no se saben sobre la Covid-19 y las vacunas para prevenirla. Pero comparándola con otras, algo que puede pasar es que si se rompe la cadena de frío, el efecto protector de la vacuna se pierda.

Sería un problema, claro, pero suena menos alarmista. Aun así, ni el funcionario neoleonés ni las notas a que dio lugar su declaración dieron más detalles al respecto. Una de las excepciones fue un texto de La Jornada, que reportó lo comentado sobre el hecho por Ruy López Ridaura, director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, y que vale la pena citar (el subrayado es mío), porque amplía la información conocida por las autoridades federales de salud respecto de la vacuna de Sinovac:

«Respecto al biológico de Sinovac desarrollado en China, López Ridaura explicó que a partir de la información aportada por varias entidades adonde llegó, de que aparentemente estaba en mal estado, se hizo la revisión de los equipos de medición de temperatura que iban en las hieleras, los cuales son electrónicos y hacen lecturas continuas que quedan registradas. Los expertos de la Secretaría de Salud (Ssa) observaron que el incremento máximo fue de 12 grados, y sólo por una hora, en promedio.

»Explicó que entre las pruebas analíticas que envió la empresa Sinovac, una es de termosensibilidad, la cual consiste en someter el biológico a diferentes temperaturas para verificar que conserve su estabilidad y potencia. Esa prueba concluye que la vacuna puede estar más de siete días a 25 grados sin ningún problema.

»Sólo hasta el día 14 se observa que se empieza a perder la potencia del producto; por tanto, la conclusión de los expertos es que la vacuna se puede utilizar con toda seguridad. Es lo mejor, señaló, porque ya está en las entidades, pero si alguna autoridad decide que no la quiere, se puede enviar a otros lugares».

Ángeles Cruz Martínez, en La Jornada, 10 de marzo de 2021.

Como se vio durante esta semana, la comunicación respecto de las vacunas no parece haber sido la más precisa. Ni en ese caso ni en otros.

―También se ha mencionado mucho el asunto de que las personas con reacciones alérgicas no deben vacunarse…

―Diría que es algo grave –responde la Dra. Méndez, de Médicos del Mundo–, porque el manejo de información que no es muy precisa puede evitar que muchas personas accedan a la vacuna. Algunos medicamentos, incluso alimentos, pueden producir reacciones alérgicas. Pero si estas reacciones son leves, no deberían representar un problema. La recomendación es que después de vacunarse haya un periodo de treinta minutos, en caso de que pueda surgir una complicación. Y pues ya con esto, la población que tiene miedo porque ha tenido alguna reacción alérgica a alimentos como cacahuates o frutas, puede ir tranquilamente a vacunarse, sabiendo que va a haber personal de salud observando y que podría atenderle. En algunas publicaciones en redes sociales, de la propia Secretaría de Salud, han mencionado a veces que si eres alérgico a algún medicamento, la penicilina por ejemplo, la vacuna está contraindicada. Eso no es así. Solamente si tienes antecedente de un choque anafiláctico, o sea, que tienes una reacción alérgica muy exagerada, como que se te cierra la garganta o hayas tenido necesidad de que te intubaran o una reacción así, muy grave. Pero si la reacción es que te salen ronchas, no hay ningún problema: vete a vacunar. Por eso también se está dejando a la gente que esté en observación unos treinta minutos y, si después de eso, todo está bien, pues ya se pueden ir a su casa.

Este trabajo es publicado bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 (CC BY-SA).

AstraZeneca Chiapas Coronavirus Covid-19 Pfizer Secretaría de Salud Chiapas Sinovac Vacunación


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

keyboard_arrow_up