Nuevas demandas laborales, en la incertidumbre
Las Juntas de Conciliación en Chiapas ya no recibirán nuevas demandas. Pero los Centros que las sustituyeron todavía no funcionan
Por Édgar Benítez Aguilar Publicado en Columnas y opiniones, Hoja legal en 23 noviembre, 2020 2 Comentarios 5 min lectura
Funeral Anterior Inuit Siguiente

Una de las condiciones planteadas a México por Canadá y EEUU, para la firma del T-MEC, fue una reforma en materia laboral, con dos aspectos sustanciales. El primero: la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, pertenecientes al Poder Ejecutivo, para darle pie al Centro de Conciliación y Registro laboral y a los tribunales laborales del Poder Judicial, lo cual buscaba obtener mayor certeza jurídica para la parte patronal. El segundo: una reforma en materia de libertad sindical que buscaría mejorar las condiciones laborales, principalmente los salarios de los trabajadores. México procedió a realizar dichas reformas y, acto continuo, sus contrapartes firmaron el acuerdo comercial.

Desde un inicio, se planteó que tomaría cuatro años a México adaptarse a dichos cambios. A partir del 18 de noviembre de 2020, esos cambios comenzaron a ser aplicados en ocho entidades: Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, San Luis Potosí, Tabasco, Zacatecas e Hidalgo, esta última de forma parcial, pues sólo entrará en materia federal, pero en lo estatal seguirá de momento operando las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Cierre de Juntas de Conciliación y Arbitraje del Estado de Chiapas. Esas Juntas ya no recibirán nuevas demandas. Y las nuevas, tampoco, porque empezarán a trabajar hasta el 4 de enero. ¿Qué deben hacer los trabajadores mientras tanto?

Al cumplirse ese plazo, la semana pasada, en Chiapas, el Poder Judicial del Estado anunció el cambio:

«Chiapas, en sincronía con el Gobierno Federal, está listo para cumplir con el espíritu de la Reforma Laboral decretada por el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador e implementada en la entidad, con un sentido de responsabilidad y coordinación, por el gobernador Rutilio Escandón Cadenas».

Los discursos oficiales en Chiapas, sin embargo, suelen ser más grandilocuentes que efectivos.

Se suponía que el Centro de Conciliación y Registro Laboral comenzaría a trabajar a partir de ese día. No ocurrió así. Como las palabras, el Centro de Conciliación y Registro Laboral apenas nacido se convirtió enseguida, prácticamente, en aire.

Semáforo ¿verde?

Conforme a la reforma, dado que las Juntas de Conciliación y Arbitraje ya no existen en los ocho estados mencionados arriba, los trabajadores de esas entidades deben forzosamente acudir al Centro de Conciliación y Registro Laboral para interponer demandas o llegar a acuerdos con sus empleadores.

Pero en Chiapas hay un problema. Lo anuncia un oficio pegado sobre las puertas de vidrio: debido a las disposiciones oficiales estatales respecto del Covid-19, el Centro comenzará sus labores hasta el 4 de enero de 2021.

Nadie en Chiapas tiene claridad sobre lo que sea que signifique el semáforo verde en que fue categorizada la entidad, junto con Campeche. Pero, al parecer, nada impele al aparato de justicia estatal a reanudar labores.

El problema, en este caso, es que las juntas laborales, que existían hasta antes del 18 de noviembre (cuando se suponía que los nacientes Centros de Conciliación tomarían la estafeta), ya no están recibiendo demandas nuevas. Peor aún: ya no celebran convenios.

Si en este momento un trabajador pierde su empleo por cualquier razón y exige que le sea pagado lo que conforme a derecho le corresponda, no hay autoridad a la que pueda recurrir, en busca de guía, protección o vigilancia. Lo mismo ocurre con la parte patronal: no hay una autoridad que acredite, mediante un documento legalmente válido, un pago al trabajador que prevenga futuras inconformidades. De ese modo, se deja en la incertidumbre a trabajadores y patrones. Al menos, hasta enero.

Problemas de ubicación

Aun cuando, en lo que va de la pandemia, el Poder Judicial Federal se ha comportado de modo más institucional que el estatal, en esta ocasión cometió una pifia al elegir mal una ubicación sin estacionamiento para el Tribunal Laboral Federal: el Edificio David, en la 11 Poniente Sur de la capital chiapaneca. Sin lugar de aparcamiento vehicular, el tránsito peatonal y automovilístico del público usuario, litigantes y trabajadores, afectará, sin duda, a los vecinos de la zona. Para ponerlo en contexto, se trata de un problema similar al que ocasionaría la autorización de un centro comercial sin estacionamiento.

La ubicación del Centro de Conciliación y Registro Laboral Federal tampoco es mejor. Se encuentra en Periférico Poniente Norte 275, de la colonia Francisco Sabinal, cerca del parque Caña Hueca. Pero en un segundo piso, en un edificio sin elevador para personas con alguna discapacidad. Y como en el caso del Tribunal, también sin estacionamiento para el publico usuario. El estacionamiento más cercano sería el del parque público. Una vez que las oficinas estén en funcionamiento, cientos de personas se estacionarán a diario en Caña Hueca y cruzarán a pie una de las avenidas más transitadas en el municipio capital, en una zona, además, sin semáforos peatonales. ¿Consideraron las autoridades los riesgos implicados, en materia de seguridad vial, pero también de afectaciones a los usuarios del parque?

En esas condiciones nace en Chiapas los Centros de Conciliación y Registro Laboral: en la inactividad y en medio de incertidumbres, violaciones a derechos y de pifias.

En sentido contrario a los discursos oficiales.

Centros de Conciliación y Registro Laboral Chiapas Derecho laboral Juntas de Conciliación y Arbitraje Trabajadores


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Apreciable Lic … todo lo de la ley federal del trabajo sigue vigente o hay cambios dignos de comentarse … claro exceptuando estos procedimientos para dirimir conflictos….

    1. Apreciable Carlos, los cambios estriban en la parte procesal y en el tema colectivo. En la primera, sí hay cambios muy importantes, como el tema del ofrecimiento de trabajo y, por la parte colectiva, lo referente a la libertad sindical, que sin duda será un parteaguas. Lo preocupante es el actuar del Poder Judicial en la entidad, pues si sigue con el “dinamismo” que lo ha caracterizado, acabará por matar la poca inversión que hay en Chiapas.

keyboard_arrow_up